lunes, octubre 02, 2006

POST PARA RAUL¡¡¡

Bueno, de antemano no espero que me crean porque es difícil de creer porque hasta a mí me costo muchooooooo aceptar estas cosas, así que pues solo les platicare lo que me sucedió hace unos años, ok.

No recuerdo el año, pero fue en el rancho de mi abuelo en el estado de Morelos, en un pequeño poblado muy lindo por cierto, pero que guarda muchas leyendas, cosa que a mi en lo personal me causaba mucha risa, sencillamente no creía en esas cosas.

En este pequeño pueblecito yo iba a pasar mis vacaciones con mis amigos y mi hermano, ya que pues muchas veces mis amigos no contaban con los recursos económicos quizás para salir a vacacionar y pues nos íbamos al rancho de mi abuelo, donde siempre hay lugar para muchas personas y hay mucha diversión. Así que pues nos organizábamos y nos íbamos.

Recuerdo muy bien, que en esa ocasión, nos habían acompañado dos de mis primas y su horrenda amiga, que son personas totalmente desagradables y persinadas , ese tipo de niñas que se hacen las santas y son una zorras (lo siento son de mi familia, pero es una realidad) jajaja creo que en algunas familias suele suceder jajaja, pero bueno, mis amigos, mi hermano y yo digamos que somos “extremos” nos gusta el peligro, la aventura y todas esas cosas que hacen que saques la adrenalina y pues somos muy prácticos, no mucho equipaje, ropa cómoda y muy unidos., no recuerdo bien mi edad pero debí tener como 17 a 20 años, jajaja y mis primas y su amiga todo lo contrario, mucho equipaje, cosas complicadas y hasta la fecha no se porque fueron con nosotros jajaja y recuerdo y meda un coraje todavía jajaja.

En fin, esa ocasión, recuerdo que llegamos y había un viejito, un señor ya grande que ayudaba en el rancho y cuando bajamos de la camioneta nos dijo a todos que “no era un buen día, que algo malo iba a pasar” y pues nosotros jóvenes e ilusos nos reímos y sinceramente le dimos el avión, no le hicimos caso.

Al otro día por la mañana cuando íbamos a desayunar, entre risas y música de Nirvana, entro un murciélago en la sala donde nos encontrábamos cosa que armo tremendo relajo porque a mi me encantan los murciélagos y pues tener uno tan cerca pues era genial¡¡ y mis amigos lo querían agarrar y entre saltos, escobazos y los gritos de terror de mis primas pues era el caos, pero a mi abuelo nunca le importo el secándolo, el siempre nos dice que mientras haya esas risas y alegría en la casa todo esta bien, así que mi abuelo nunca nos decía nada, pero algo entro a romper esa armonía por segundos, y era la presencia de ese viejecito que ayudaba en el rancho que con su voz alarmada nos decía “algo muy malo va a pasar” , lógicamente todos nos volteamos a ver y a reír, en verdad nos causaba gracia lo que nos decía, pero nunca le hicimos caso y el murciélago se fue.

Nosotros nos fuimos a nadar todo el día y regresamos ya por la tarde noche, y pues ya como a las 10 o 11 de la noche estábamos sentados en la calle como se acostumbra en el pueblo, recuerdo que mi madre y mi abuela estaban también, y pues nosotros aburridos por que ya a esas horas pues no había nada que hacer haya, y recuerdo que empezamos a decirnos entre nosotros que hacemos, que hacemos?? No se quien dijo ¡Vamos al panteón! E inmediatamente todos nos pusimos de pie y dijimos vamos¡¡ Mi madre y mi abuela nos dijeron “no vayan, a que van” pero como ellas ya se iban a casa de una de mis tías , pues nos valió y nos fuimos, claro¡¡ No sin antes encontrarnos con el viejito que ayudaba en el rancho y que no recuerdo su nombre por cierto, que nos dijo claramente “muchachos, no vayan, los va a garran la hora mala, no vayan” y claro, nosotros si claro, “la hora mala” jajaja (LA HORA MALA, así le llaman en Morelos, a ese lapso de tiempo entre las 12 y 1 de la mañana que según dicen es la hora en que los demonios, las almas y todas esas cosas extrañas salen a las calles hacer el mal) .

Nosotros éramos como 10 amigos que íbamos sin saber a que íbamos en realidad, no teníamos una razón, algo lógico a que ir, porque solo dijimos vamos y vamos pero no había una razón o un motivo.

Las calles del pueblitos son empedradas y no son calles planas si no que son de esas calles largas pero con subidas y bajadas, así que pues ahí íbamos entre risas, humo de cigarro y bromas caminando en esas calles cuando de repente a un lado de mi primo Enrique y mío nos saludo un señor, alto (y lo recordamos bien porque por lo general la gente de haya es de estatura media y pues yo que soy la más bajita mido 1.74 y mi primo mide 1.92 y ese señor estaba más o menos de nuestra altura) un campesino vestido de manta y con sombrero como muchos que hay en el pueblo y nos dijo “buenas noches muchachos a donde van” nosotros de dijimos que íbamos al panteón y el nos dijo que fuéramos a una tumba en especial, nos dio un nombre que les juro que no recuerdo el nombre, pero si nos dio la ubicación donde estaba y el nombre de la persona, era la tumba de un señor, pero la verdad no recuerdo.

Llegamos al panteón y cuando volteamos a decirle al señor que si podíamos entrar por la puerta principal, el señor ya no estaba, a mi se me hizo extraño porque por más rápido que caminara pues se vería a lo lejos pero no, pero en ese entonces no me importaba tanto razonar las cosas si no la aventura y el relajo jajaja así que tome mi lámpara una lámpara muy potente que era de mi abuelo que utilizan en el campo y que alumbra largas distancias, así que la encendí y empezamos a caminar a donde nos había indicado el señor, atravesamos el panteón y nos regresamos a la mitad del panteón exactamente porque ahí se encontraba la tumba entre árboles muy grandes llamados “parotas”, mi amigo Peter se acostó sobre la tumba, tomo un cigarro y empezó a fumar, y todos le dijimos que no lo hiciera que se levantara de ahí pero a el no le importo y siguió acostado, mientras bromeaban mis amigos yo y mi amiga Mary empezamos a echar la luz hacia la parte de atrás del panteón para ver si había alguien porque se decía mucho en el pueblo que por la noche se vaía gente caminar dentro del panteón , y nosotras bien curiosas pues empezamos a revisar, no vimos nada y regresamos, cuando íbamos llegando a la tumba en la que estaban todos no se como la lámpara se mi iba a caer y alumbro hacia arriba de la tumba en la que estábamos y todos volteamos al mismo tiempo y GRITEEEEEEE y gritaron y Salí corriendo como loca de ahí gritando todo el camino y no pare de gritar hasta que llegue al rancho, todos fuimos llegando uno a uno, todos pálidos, otros llorando , no podía creer lo que vimos y les juro que aun me estremezco porque lo que vimos fue algo horrible, era un apersona ahorcada¡¡ con la lengua de fuera¡¡ era un campesino vestido de manta y de guaraches y les juro que todavía tengo el recuerdo de esos ojos en blanco que por Dios¡¡¡ Era una imagen aterradora¡¡¡

El viejito nos estaba esperando en la puerta de la rancho, y nos vio llegar uno a uno, nos repetía “les dije que no era un día bueno” y nos dio un té de hojas de limón con no se que cosa, pero no pudimos dormir esa noche y teníamos un miedo aterrador, dormimos todos juntos en un solo cuarto y escuchábamos voces, escuchábamos ruidos, y los perros ladraron toda la noche hasta que amaneció.

Al otro día, fuimos temprano al panteón y fuimos a la tumba que nos había dicho el señor y no encontramos nada, preguntamos a unas señoras que fueron a dejar flores que si habían visto algo colgado en el árbol y nos dijeron que no, y nosotros con nuestras caras de espanto nos volteábamos a ver unos a otros y las señoras nos dijeron que lo único que se veía en ese árbol era “al colgado” que había sido un señor que lo ahorcaron porque mato a un niño en el pueblo en la época de la revolución y su alma no tenia paz y se aparecía por la noche a la gente que anda sola o borracha. Ese día en el pueblo se escuchaba por todos lados el comentario de que las animas habían andado sueltas y que sus gritos cubrieron todo el pueblo.

Ya no nos reímos, ni nos burlamos de los comentarios que nos hicieron, lo que si les puedo decir, es que lo que vimos era real, a tal grado que a varios de mis amigos les dio diarrea y que a los 2 días nos regresamos a la ciudad y nadie nos creía lo que vimos. Lo que si les puedo decir, es que quizás los gritos que escucharon las gentes del pueblo eran los de nosotros porque al menos yo estuve afónica como 2 semanas que no pude hablar nadaaaaaa¡¡¡ pero el susto nadie nos lo quita.

Realidad, ficción, alucinación, espantos, fantasmas no se que fue eso, pero si les puedo decir, que fue horrible, que sentí mucho miedo, no no era miedo era terror y solo puedo decir, que respeto mucho “ahora” todas las creencias de estas personas y que cuando me dicen algo, se que “es por algo” y jamás nunca vuelvo a ir aun panteón por la noche, claro¡¡¡ hasta que me toque estar ahí verdad jajajaja, pero mientras no¡¡¡


Así Rulo, que no se si fue una alucinación colectiva o que fue, pero mientras lo averiguo, mejor respeto todas esas cuestiones, porque por andar jugando la pasamos bastante mal, y las cosas que vi, no fueron nada gratas y el pánico, el terror y ese miedo a algo totalmente desconocido , es algo que no se lo deseo a nadie.

Así que mejor pórtate bien y no te andes metiendo donde no¡¡ Porque hay cosas que no ves pero si las escuchas y es horrible¡¡¡ y la mente es tan poderosa que la verdad si te hace pensar muchas cosas y te asustas más.

Pero esto me paso y espero que no le pase a nadie más.

15 comentarios:

Angélica Camacho dijo...

Una experiencia aterradora sin duda. Yo sí creo que el mundo de las ánimas de vez en cuando se cruza con el nuestro.

Raúl*Grijalva dijo...

Yo voy al cementerio como 2 veces al mes cuando damos la vuelta jajaja..y como a las 12 am, esta todo feo el panteón, a una amiga si se le apareció un muchacho y si le creo porque estaba todo histérica, la otra vez que la llevamos y no la dejábamos ir..jeje que malos somos...
pero ya con lo que contaste ya me dio cosa jajajaa..

Saludos! ;)
Gracias =P

Montanito dijo...

Pues si creo lo que viste, pero tampoco hay que retar a ese tipo de cosas. Estuvo de terror. Muy interesante, me gustó,

bye

bohemiamar dijo...

Pués vaya, puede ser cierto, de todas formas hay que tenerle miedo a los vivos más que a los muertos.

Hace tiempo que no vienes a visitarme.

Un abrazo.

bohemiamar.

Siempre Yop dijo...

no creo en brujos, pero de que los hay los hay....
me cago de susto me pasa algo asi...valor


salu2

Hulde Ayala dijo...

sii, suele suceder que al que menos cree, le pasa lo uqe a nadie... bien se dice que "el que busca encuentra" y coincido con tu opinión, si a los vivos hay que respetarlos para que haya paz y si entre los vivos de repe no sabes de dónde te pueda salir un loco, entre los muertos... peor! no sabes dónde te vaya a salir uno que dé un jalón de patas... respeto! para que respeten, jeje


saluditos!


y yo te creo

CinQue dijo...

Yo soy miedoso de nacimiento, pero bueno, prefiero no ver, paso sin ver.
Si te portas mal invita, jaja.

Muaaaa.

Marca20 dijo...

Hola Karmila como estas? espero que bien, pues respecto al comentario te agradezco el mismo y la visita, pues la verdad no pense nunca en algo formal con esa chica, por eso le hable claro a ella desde un principio pero parece que no entendio, y no era la chica indicada para mi en ese momento, y son cosas que pasan, jajajaja ahora me rio de eso nada mas, gracias por los besos, te mando unos igual,

Exitos.

khayo dijo...

saludoxxxxxxxxxxx

nada es imposible asi es la vida vivela enfrentale y sal a disfrutar todo esta en levantarse y seguir.. aprender nunca es malo y de perder de igual se gana¡¡¡¡

Ave Fénix™ dijo...

Las experiencias buenas o malas nos sirven para disfrutar o conocer mas de nosotros mismos, Karmila andamos de fiesta, vienes? :)

Gabriel dijo...

siempre he escuchado de historias aterrorizantes, pero hasta ahora no me he topado con ninguna experencia similar o parecida que me hacen dudar de que realmente existan... pero sin embargo si creo en el miedo colectivo

bohemiamar dijo...

Te dejo un abrazo.

bohemiamar.

RosaAmarilla dijo...

Hola Karmila.
Un besito y espero que ya despues de un año se te haya pasado el susto.
Yo si te creo, estoy en contacto con una asociacion de amigos de la parapsicología, SEAMP, y te digo que me han contado y he visto cosas realmente asombrosas. Seguro que tu historia les gustaría mucho, a mi amigo, uno de los fundadores se la voy a contar, a ver que me dice y que explicación me da.

Un besote y como han dicho por aqui, hay que tenerle mas miedo a los vivos que a los muertos.

Por cierto, me encanta México, tengo unas ganas de volver.

Chio dijo...

Eres demaciado curiosa, yo ni muerta voy a un pateon de noche.

Gaby dijo...

Qué experiencia la tuya!!! No me gustaría pasar por cosas así...soy demasiado miedosa.
Besos!!!