martes, abril 29, 2008

Cualquier cosa...

El fin de semana platicaba con un muy buen amigo con el cual viví parte de mi niñez- adolescencia jajaja la cual sigo viviendo jajaja porque sigo siendo hermosa y encantadora y jovenzuela jajaja o no? Bueno, ya volvamos al tema.
Y platicábamos de lo cambiados que estamos, después de a ver sido de esos chicos que visten de negro o comúnmente llamados Darks al menos en mi país, y pues nos reíamos de los despersonalizados que éramos jajaja o que seguimos siendo, porque igual aunque ya no nos vestimos de negro ni andamos presentando performance, metidos en el mundo del arte, la moda y por supuesto en el mundo del rock, si tenemos ciertos pensamientos obscuros y no hablo de cosas malas, si no de esos monstruos internos que nos dan tanta lata, como el miedo, la aceptación, soledad, etc. Y nos reíamos un poco de ambos, porque a pesar de ser ahora ya dos profesionistas que intentan conquistar el mundo jajaja seguimos en esa búsqueda de algo tan sencillo “paz” pero no la paz mundial jajaja eso ya es hablar de palabras mayores, sino que andamos en busca de esa paz espiritual. Comentamos mil cosas, nos reímos de otras tantas y terminamos en carcajadas estruendosas recordando mi enorme cabello negro azulado y mis ojos enormes con mirada profunda y estremecedora, al igual que si enorme cabellera rizada y esos ojos azules que delineaba de color negro y que su padre decía que era gay jajaja todas esas cosas absurdas,que en ese momento era lo más “in” que más que una moda era una forma de vivir, de echo también de eso nos reímos jajaja porque vivíamos sumergidos en la melancolía y la tristeza cuando solo eso existía dentro de nosotros. Era como meter el dedo en la yaga y de eso no nos dábamos cuenta, incluso nos reíamos de la preocupación de nuestros padres, que hasta al psicólogo nos enviaban y nada, nosotros seguíamos igual defendiendo nuestro hermoso mundo negro, vayaaaaa era emocionante y excitante, pero lleno de tristeza.
Pero tuvimos que vivir, salir de el, y darnos cuenta de todas las cosas hermosas que tenia el mundo para nosotros.

Esa misma noche, yo caminaba nuevamente bajo la lluvia como esos días obscuros y empecé a ser un inventario de las cosas que en verdad valían la pena y en ese inventario lo primero que salio fueron mis padres, y al estar muy lejos de ellos, sin celular, sin un teléfono o una computadora por la cual pudiera comunicarme con ellos, puesto que estaba cayendo tremenda lluvia y la luz se fue, pero el sentir la necesidad de saber, lo que tenia, al mismo tiempo medio muchísimo miedo perderlos. Sin mentirles, llegue corriendo a mi habitación saque mi celular y medí cuenta que no había señal, por lo cual opte por salir del hotel y buscar una rayita de señal no sabía se llegaría mi mensaje pero solo pude escribir las palabras:

“Están bien”

Eran las 3:45 a.m. y sabía que mi padre intentaría hablar o comunicarse conmigo, es más, sabía que mi padre intentaría llegar hasta donde yo estaba para saber si “yo” estaba bien. Al terminar de enviar mi mensaje la batería se acabo, y me celular se apago inmediatamente. Me senti muy triste, y no les miento llore como loca, y solo alce la cara y le dije “Dios, no seas mala onda” empecé a caminar hacia mi habitación y ya cuando me iba acostar mi celular sonó, era un mensaje de mi padre que decía:
“Todos estamos bien, y tu estas segura hijita, descansa, nos vemos el lunes, te quiero”

Yo se que no es una carta de amor de un padre a su hija, pero para mi lo fue, se que mis padres son prestados pero les juro que necesitaba saber como estaban, y nose como mi celular se encendió para que entrara ese mensaje y después se apago. Pero sea como sea mis padres estaban bien, y yo me senti mucho mejor.

A las pocas horas lo comentaba con mi amigo y mi hermano, y me decían, que muchas veces cuando empezamos a valorar empezamos a ganar, pero que teníamos que seguir trabajando en ello, es decir, valorando y cuidando, procurando todo aquello que ahora la vida nos estaba dando una nueva oportunidad de valorar. Y creo que tienen razón.

Pero no les miento, el domingo por la mañana como a las siete de la mañana vi un amanecer hermoso, todo era dorado y ahí medí cuenta ese mundo oscuro que teníamos había desaparecido por completo, ahora mi mundo era dorado, de oro, con el mismo valor que ese metal, pero aun más rico, pero ahora tenia la oportunidad de disfrutarlo.

Ayer cuando llegue, mi padre y mi madre me esperaban en el estacionamiento, mi padre con unas paletas de chocochips que me encantan y mi padre con unas hamburguesas que me pueden matar con ellas porque me encantan, y voltie al cielo y le dije:

“Dios, gracias por ser tan buena onda conmigo”

17 comentarios:

Luthien dijo...

Eyy Karmilaaaa, siiii la neta tenemos que agradecer qué no??

=)

Somos afortunados, seeee

Marc0 dijo...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por mi blog.

therooter.blogspot.com

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Apesar de ya no vestir de negro sigues siendo la misma mujer hermosa de mirada penetrante que entra algún sintio y estremese, al menos aun en mi tiene el mismo efecto, creo que por eso siempre te burlas cuando me sonrojo.

tqm

Cesar

Evan dijo...

Tenés una forma tan tierna de contar tus historias que dan ganas de abrazarte, Karmi!!

Besotessss

yoymimismo dijo...

Bendigo tu caminar, tus pasos y tu camino....

Besitos

Isaac

Chien dijo...

Mira que no sabia que eras Darketa.
Me gustó tu relato.

Un besoto blanco, porque ando en blanco... jejeje

digler dijo...

yo creo que todas las etapas deben llegar a un final para darle paso a otras

en todo caso, me alegra que pudieras descubir tantas cosas bellas, en especial con tu familia

Matanguero dijo...

Que persona tan linda eres =)

Angélica dijo...

Holitas amigui querida!!! cuando quieras pasa por mi blog, tienes un regalito allí. Besos.

∂ZuL™ dijo...

Seas como seas eres una gran persona, eso lo sabes!

Tu hermano. dijo...

Pax.

Todo está delante y dentro de nosotros pero no siempre lo descubrimos y valoramos. Yo acudo aquí al ejemplo de S. Agustín y su experiencia de búsqueda de la verdad, que acabó en descubrimiento de Dios. Una de sus oraciones dice algo como "tarde te amé, hermosura tan antigua y nueva, tarde te amé. Tú estabas dentro y yo te buscaba fuera; tú estabas cerca y yo marchaba lejos".

Mucho ánimo y paz en tu camino.

Manzanita dijo...

Ay Karmi,

Se tiene que pasar por tantas y tantas cosas para aprender a ver lo que realmente tiene luz y aprender a amar la vida que en realidad es tan hermosa y llena de luz.

Todos tenemos nuestras etapas de todo un poco, y de todo se aprende, siempre y cuando nuestros corazones se abran al amor.

Muy lindo todo lo que compartes, además de enriquecer tu espíritu al compartir, nos enriqueces a quienes de alguna u otra manera llegamos hasta ti.

Abrazos juertes y bendiciones cargadas de infinita luz,

Jani.

Forsythe Pendleton Jones ||| dijo...

Yo tampoco sabía que eras dark, es dificil de creer, cuando ando algo cabizbajo vengo y leo tu post y me sube el ánimo, saludooooos!!!

Gitana dijo...

Vaya, eres la dark más tierna que he conocido...

Princesa encantada dijo...

hola si todos los dias hay que agradecer

 kotto dijo...

que lindo.. eso se le llama crecer madurar... que linda experiencia viviste...

beso...
bye

MaríaGabriela dijo...

Hola Karmi!!!

me identifiqué ene con lo que contaste, aunque no fui Dark, viví un proceso parecido donde sólo lograba mirarme el ombligo y compadecerme de mí y de todo lo que sufría, y además quería que los otros también sintieran eso por mí.

La nube ya pasó, la vida marcha bien y efectivamente pucha que es importante la familia y dar gracias por ella, por ser el soporte fundamental.

Son etapas. Lo bueno es la evolución.

Besos!!!!